Amaia «dejó a sus fans embelesados con su increíble técnica vocal y su impecable actuación»

61

La sencillez de Amaia enamora a un Razzmatazz lleno

La artista pamplonesa colgó el cartel de ‘sold-out’ en la sala de conciertos de Barcelona, a la que califica de su «segunda casa»

Laura Martín @laura_me_13 para Cronica Global El Español

Amaia actuó la noche del sábado 21 de enero en su «segunda casa», tal y como ella misma la llama: la sala Razzmatazz de Barcelona. La artista pamplonesa hizo un sold-out absoluto en su primera noche en la sala de conciertos de la ciudad condal, donde lleva residiendo un par de años. 

«Después de Pamplona, esta es mi segunda casa. Me hace mucha ilusión tocar hoy aquí», le dijo a un público más que entregado. La sala a reventar y las emociones a flor de piel. Como para no hacerlo: la ganadora de Operación Triunfo 2017 dejó a sus fans embelesados con su increíble técnica vocal y su impecable actuación. 

Saltar y bailar

Pero no solamente eso; la cantante no dejó de saltar y bailar ni un solo segundo y, por ende, tampoco lo dejó de hacer su público. Sus divertidas coreografías y sus intentos de twerk contagiaron el ambiente festivo a todos los allí presentes y no quedó ni una sola persona que no brincase al ritmo de Así bailaba y Bienvenidos al show.

Aunque también hubo tiempo para que la magia de Amaia hiciera efecto en la sala y enamorase a todo el mundo con su angelical voz. Durante la parte más tranquila del concierto, la cantante se sentó al piano para interpretar una versión más calmada de La canción que no quiero cantante, a la que le dio un giro y terminó fusionando con Ave María, de David Bisbal.

Grandes temas

Y siguiendo con los covers, la pamplonesa hizo su propia interpretación del famoso tema de Bad Gyal, Fiebre. El público, literalmente, enloqueció. Pero no tanto como cuando, junto a su compañera a la guitarra, cantó Yamaguchi. La artista ha sacado recientemente una versión en japonés, aunque en Barcelona decidió tocar la original.

Tampoco faltaron grandes éxitos de su primer disco como El relámpago, Nuevo veranoQuiero que vengas, ni del segundo, como Yo invito, Dilo sin hablar o La vida imposible. Un repertorio en el que Amaia apenas tuvo tiempo de descansar entre canción y canción y solamente se dirigía al público para agradecerle que la arropase como lo estaba haciendo. 

Segunda oportunidad

Pero la sorpresa de la noche llegó cuando, después del típico bis, salió al escenario su amigo y artista de Castelldefels Cristian Quirante, más conocido como Alizzz. Juntos interpretaron el tema que tienen, El encuentro, en el que no dejaron de acercarse muy cómplices y desprendiendo ese buen rollo que tanto les caracteriza. 

Fue, sin embargo, el único invitado de la noche, a pesar de que Amaia cantó también otras colaboraciones que tiene con artistas como Rigoberta Bandini y Aitana. Lo bueno es que todavía le queda una noche más en Barcelona, el próximo domingo 29 de enero, por lo que sus fans tendrán una segunda oportunidad de disfrutar de la sencillez y el ángel de Amaia Romero. 

Los comentarios están cerrados.